Japón » Nara

Nara

Junto con Kyoto, Osaka y Kobe, Nara es una de las cuatro ciudades más importantes de la región de Kansai.

Capital de Japón durante el período Nara (710-94), la ciudad tiene templos y santuarios que superan incluso a los de Kyoto, pero Nara es más desconocida y tranquila que la vecina Kyoto.

Tal vez sea por esta razón que los ciervos parecen tan confiados paseando por los jardines de los templos e incluso por las calles de la ciudad.    El Parque de Nara, también conocido como el Parque de los Ciervos, se encuentra al este de la estación y alberga gran parte de las atracciones de la ciudad. Aquí se encuentra el Templo de Kofukuji, construido en Asuka, antes de que la capitalidad se trasladase a Nara en el año 710.

Fue el templo de la familia Fujiwara y estaba protegido por un ejército de monjes guerreros. Tras sufrir varios desperfectos, el templo fue restaurado por Tokugawa Ieasu en 1600 pero se incendió en 1717. En la Casa del Tesoro, dentro del templo, se encuentra una importante colección de escultura japonesa antigua.

Otros edificios que se mantienen son una pagoda de tres pisos del siglo XII y una pagoda de cinco pisos del siglo XV, la segunda más alta de Japón. El reflejo de esta pagoda en el estanque de Saruwasa es una de las imágenes más características de Nara.    El Templo de Todaiji, fundado en el año 752, es famoso por su Buda gigante de bronce del siglo VIII.

La estatua se encuentra en el Daibutsuden, la mayor estructura de madera del mundo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Otros elementos destacados del Templo de Todaiji son: la Puerta de Nandaimon, de 25 m. de altura y el Salón Sangatsudo. El Festival del templo tiene lugar en marzo.

El Santuario de Kasuga se fundó en el año 709 para proteger a Nara, al convertirse en la capital. Su estilo arquitectónico kasuga-zukuri es único, aunque los edificios actuales son reconstrucciones del siglo XIX. 1.800 lámparas de piedra adornan el camino de acceso al santuario.

El Templo de Toshodaiji, fundado por el sacerdote chino Ganjin en 759, es la sede de la secta budista Ritsu. Se trata de uno de los templos mejor conservado y cuenta con edificios destacados, incluyendo el ejemplo más antiguo de la arquitectura palaciega Nara.

Una estatua de Ganjin, en el Mieido (Salón del Fundador), es considerada como una de las más bellas esculturas de Japón.